No hace falta ser un loco del trading para aplicar los consejos que te voy a dar.

De hecho ni siquiera es necesario saber de estadística avanzada, programación ni estar varias horas al día enganchado de las pantallas.

Son consejos sencillos y prácticos que cualquiera puede aplicar con un poco de sentido común.

Con estos patrones sabrás instantáneamente si tus ojos están presenciando una oportunidad de compra o si el mercado te está pidiendo a gritos deshacer largos o entrar en venta.

Pero antes de empezar te dejo el post en el que hablaba del ciclo. En el que distinguirás las distintas fases que lo componen:

 

Lo que te voy a enseñar en este artículo es a distinguir los extremos. Que es donde más recorrido tienen las posiciones.

Es decir, donde más pasta se puede ganar.

No es lo mismo comprar Santander a 7 que a 3, como tampoco es lo mismo vender a 12 que a 27.

Es la diferencia entre hacer dinero de verdad o ser un trader más. De los del montón.

Entre medias siempre va a haber ruido para despistarte. Para descentrarte de lo que verdaderamente importa.

Mira, si solamente te dedicaras a operar extremos y te olvidaras de todo lo demás, serías el tío más rentable del mundo.

Muchas veces nos complicamos la vida más de lo necesario, cuando yendo a lo fácil se pueden obtener unos resultados magníficos. Sólo hace falta una cualidad imprescindible: estómago para aguantar mucho tiempo una posición abierta.

¿Estás listo para arrancar este viaje? Comenzamos.

#1. El truco del Taxista

En Argentina los taxistas sólo tienen un tema de conversación: el fútbol. No intentes cambiarlo porque corres el peligro de que te echen a gorrazos y tener que buscarte la vida en mitad de la nada.

En cambio en España el asunto favorito es el tiempo. Que si vaya calor, que si hace mucho frío, que si mañana dan lluvias.. Sabes de lo que te estoy hablando.

De vez en cuando salen otros temas. El taxista, como se pasa el día hablando con un montón de gente, pasa a ser un experto de la actualidad. Un periodista de la calle.

Es cuando aprovecho para preguntarle sobre bolsa. O cuando él me pregunta a mi a qué me dedico. Y la conversación casi nunca se queda ahí.

En este momento espero su reacción. Y si, por el motivo que sea, el tío se siente confiado como para darme alguna recomendación, me la dejo bien apuntada.

No para hacer lo que me ha dicho, por supuesto que no. Lo primero que hago es abrir el gráfico y mirar dónde puedo ponerme a la contra.

Es infalible.

El taxista es el sentimiento de la calle en su máxima expresión. Seguramente en los últimos días varios clientes le han comentado la inversión de moda y al tío le ronda la cabeza. Es una información valiosísima.

En OSTC, el Prop Trading Inglés, tenía un compañero francés, Sebastianne. El tío solía venir a la oficina en taxi y nos tomábamos a risa el truco de los taxistas.

Al llegar nos vacilaba: «Me ha dicho mi amigo el taxista que las bolsas van a subir, ¡así que todos a vender!«

Ojo, que te estoy hablando de un taxista, pero puede ser cualquier otra profesión. El peluquero, el dentista, el mecánico.. cuando son ellos quienes me dan a mi alguna recomendación no pierdo ni un segundo en buscarlo e ir preparando el gatillo.

Pero para hacerlo al revés.

#2. El truco de las noticias (manipuladas)

Hay una cosa que nos toca mucho las narices a los fans del ciclismo: solamente sale en la televisión cuando ha habido una caída. Y cuanto más gorda ha sido, más lo repiten.

La audiencia quiere morralla. Por eso los informativos publican guerras, conflictos y demás desastres.

Vende más una violación en Indonesia que buenos datos económicos, como que 800 millones de personas salieron de la pobreza en 2019.

Con la bolsa sucede lo mismo. En la tele sale porque ha pasado algo grave.

No esperes que en una tendencia alcista el presentador te cuente la subida plácida de los precios, y la de dinero que están ganando quienes van comprados. No.

Hablarán del último crash bursátil, del desplome de las materias primas o del desastre de alguna divisa. Y se irán con el micrófono a buscar a alguien que lo esté pasando mal por culpa de esos movimientos.

Esta negatividad generará miedo y ansiedad en la mayoría de traders, que venderán asustados cuando el altavoz mediático les esté diciendo lo mal que pinta el futuro.

Será cuando la mano fuerte esté llenándose las manos al máximo.

Y tú deberías acompañarles. Por eso te doy un consejo de trading: siempre deja algo de liquidez en la retaguardia. Nunca sabes cuándo van a llegar las rebajas, pero si aparecen mejor estar preparado.

Por otro lado hablemos de cómo se financian los medios de comunicación.

El futuro de estas compañías está en el aire, y más con tantas alternativas como tenemos hoy en día. Youtube, Podcast, Blogs, Twitter..

Se agarran a cualquier clavo ardiendo. Supongo que recordarás aquella portada «SALIMOS MÁS FUERTES» en plena crisis COVID.

Para mí fue el día de la vergüenza nacional de la prensa. Todos los periódicos, El País, El Mundo, La Vanguardia, La Razón, Público.., comprados por el gobierno. Luego la gente deja de fiarse, pierden cuota de mercado frente a las nuevas plataformas libres y se preguntan por qué.

En su desesperación se bajan los pantalones hasta donde haga falta. Los grandes tiburones financieros lo saben y se han dado cuenta del chollo.

Cuando les interesa generar ruido avisan al periodista de turno, sueltan el bombazo y esperan a recoger los frutos. Les cuesta unos pocos miles de euros y la rentabilidad obtenida puede ser millonaria. Ya te conté este modus operandi en este post.

#3. El Truco de las Redes Sociales

No te digo nada nuevo si hablo del enganche que tiene la gente a las Redes Sociales.

Dedican más esfuerzo a parecer que ganan pasta que a ganarla en sí. O a aparentar una supuesta vida de purpurina aunque consista en estar enganchados del teléfono 24 / 7.

Instagram es la reina del postureo y en el trading también ha llegado. Cuando lo tenía me encontraba con Stories que daban risa, publicando a los cuatro vientos las espectaculares subidas de las criptos junto con mojitos o coches de alta gama. Parece que todo el mundo se está forrando y tú eres el tonto por quedarte fuera.

En Twitter sucede más de lo mismo. Cuando en mi TimeLine sólo aparecen pantallazos de cuentas en brókers con las ganancias acumuladas, o chavales de menos de 30 años dando consejos para alcanzar la libertad financiera sé que el golpe de realidad está cerca.

Casualmente estos perfiles al tiempo desaparecen, cuando el activo donde recomendaban invertir se hunde. Mejor hacer lo contrario.

Otro caso contrarian es el de los blogs. Hace poco encontré un artículo sobre criptomonedas e independencia financiera en mi web favorita sobre viajes y estilo de vida. Lo pintaban como una forma rápida y fácil de sacar un sueldo extra mientras viajas por el mundo.

No me gustó nada. Si entro en su web es para que me cuenten la información en la que ellos son expertos. Para enterarme de cómo es la vida en Indonesia, de los platos que se comen en Perú, de cuánto me puede costar un mes vivir en Polonia..

No para tener otras recomendaciones financieras de un producto que acaban de descubrir.

Zapatero, a tus zapatos.

#4. El Truco de la llamada de alguien cercano

El otro día mi hermana había quedado para comer con unas amigas de la facultad de Márketing. Mantienen la relación y de vez en cuando pasan el día juntas. Casi todas trabajan en moda.

De repente me llega una notificación al Whatsapp con una pregunta directa relacionada con la inversión. Quería consejo sobre qué criptomoneda era la mejor para comprar.

Con su permiso voy a reproducir la breve conversación que mantuvimos.

Una de sus amigas ya había entrado en una de las criptos más famosas del momento. Yo me llevaba las manos a la cabeza, porque de mercados saben poco o nada.

¿Cómo llegó a animarse para invertir dinero en un producto desconocido? Supongo que alguien le avisaría de la subida, del dineral que todo el mundo estaba acumulando y no quería perderse la fiesta.

Di la respuesta que tuve que dar. Cuando digo que no entiendo el tema de las cripto es cierto: la tecnología blockchain me ha pillado a pie cambiado. Y no pasa nada por reconocerlo, es imposible saber de todo.

Mi recomendación fue estar alejada de ellas. Por dos motivos:

  1. Sólo meto dinero en lo que entiendo
  2. El buen timing de compra ya había pasado

Cuando lo hemos estado viendo cotizar en $1.000-$2.000 durante años entrar por encima de $40.000 es una cagada absoluta.

Veremos si en unos meses me escribe de nuevo..

#5. El Truco de la Primera Impresión

La última prueba para percibir euforia o pánico consiste en, cuando conoces a alguien nuevo, hablarle de tu interés por el mercado. O directamente decirle que mueves tus ahorros en bolsa. Y esperar a ver qué te dice.

Te interesa conocer su primera reacción.

Una vez hechas las presentaciones de rigor la respuesta de tu nuevo conocido podrá ir en estas dos direcciones:

  • Respuesta 1: «¿Uy pues qué mal trabajo no? Pobrecito ahora lo tenéis que estar pasando fatal. Porque con lo mal que está XXX …»

Significa que el mercado está en horas bajas. El pesimismo está en el ambiente.

Es momento de vigilar oportunidades de compra. Las estás oliendo bien cerca.

  • Respuesta 2: «¿Joe pues estarás forrado no? Mi vecino ha ganado XXXX invirtiendo en XXXX. De hecho estoy pensando en comprar.»

Sal corriendo de ahí. Si tenías posición enhorabuena, ya no va a subir más.

A otra cosa mariposa.

El ruido generado por los datos económicos

Mira, uno de los grandes vicios que me pegaron mis compañeros en el Prop Trading fue prestar demasiada atención a los puntos calientes del día.

Cuando había un evento tres estrellas parecía que el mundo se paraba. Todos teníamos que estar con los 5 sentidos en la pantalla.

Como hacíamos intradía y scalping tenía sentido. En cuestión de segundos se movían miles de euros.

Pero para la operativa de largo plazo estos movimientos son irrelevantes. Ningún dato económico genera tendencia.

Olvídate del PIB, del desempleo americano, de los tipos de interés.. Sólo es ruido con el que distraerte.

Puede que un movimiento de 300 puntos en el Dax sea mucho para solo un día, pero no es nada si lo comparas con una tendencia de 2.000 puntos de varios meses.

¿Quieres operar los ciclos en directo?

Con los sencillos trucos que te acabo de dar es relativamente fácil distinguir en qué fase te encuentras. Ya has visto que no hace falta ser Warren Buffet. Ni el mejor analista de datos del mundo.

Con saber escuchar a tu alrededor y entender la psicología de masas es suficiente. Haciendo lo contrario a la mayoría es difícil equivocarse.

Ahora bien, cuando hay tanta euforia o pánico que hasta el vecino toca a tu puerta para avisarte es porque es una operación de muy largo plazo. Puedes tirarte meses o incluso años.

Es perfecto si tienes unos ahorros guardados y ninguna prisa por obtener rentabilidad. Te va a funcionar mucho mejor que estar moviendo el dinero de un lado a otro.

Pero si te gusta estar más encima de los gráficos, ver fluctuaciones, entrar y salir… Entonces vas a necesitar otra cosa. Más actividad.

Este tipo de operativa es la que vas a encontrar en mi Curso de Trading.

 

La Estrategia de Reversión a la Media

 

Antes de terminar me gustaría que me contaras.

¿Te ha ocurrido alguna vez alguno de los casos que cuento en el post? ¿El taxista alguna vez te ha recomendado comprar alguna acción?

¿Crees que hay oportunidades en algún activo actualmente?

¿Utilizas algún otro indicador para detectar la euforia o el pánico?

Cuéntame tu anécdota favorita dejando un comentario.

 

Un fuerte abrazo y a poner en práctica las triquiñuelas para detectar el final de los impulsos

Enrique Mazón

¿Pierdes el control de tu operativa?

Llévate GRATIS el Cuadro de Riesgo y la hoja de Análisis de Resultados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *