Fíjate por un momento en lo que hace el resto de traders..

y haz justo lo CONTRARIO

A pesar de la publicidad negativa, lo cierto es que nunca ha sido tan fácil tener un complemento sencillo con el Trading Online.

Y sin embargo a la mayoría sólo le da para disgustos.

 

El problema suele tener el mismo nombre: dedicar demasiados esfuerzos. Creemos que por echar más horas pegados a una pantalla los resultados llegarán. Te aferras a una esperanza, cuando no consiste en eso.

Consiste en tener una pata más sobre la que descansar, no un taburete cojo del que te vas a caer en cualquier momento. Terminar absorbido por el mercado siempre es una mala opción.

La solución está mucho más cerca de lo que crees. En esta página te voy a proponer una alternativa.

¿Te interesa? Sigue leyendo.

Noviembre de 2017. Así conocí a mi primer gran cliente en un club de striptease de Miami.

 

Un conocido bróker nos había contratado para impartir formación. Habíamos hecho parada en Quito, Bogotá, Ciudad de México y Panamá.

Quedaba una última parada, la capital hispana de Estados Unidos: Miami.

 

El plan era sencillo: nos tirábamos toda la mañana en el salón de actos de  alguno de los mejores hoteles de la ciudad hablando de bolsa y mercados.

Enseñábamos un par de indicadores, comentábamos las previsiones para el próximo trimestre y dábamos algún que otro truquito.

Después llegaba la parte que a mí más me gustaba: la comida con los clientes seguida de una larga sobremesa. En este tú a tú es donde ponía cara a personas que no había visto hasta la fecha. También donde más aprendía de ellos.

 

La conversión en apertura de cuentas había sido un éxito, bastante por encima de lo previsto. El responsable se vino arriba y para celebrarlo el último día organizó un plan especial.

Unas copas en el Wonderland.

Un detalle sobre el nombre. Wonderland significa “Tierra de las Maravillas”. Puedes imaginar por qué.

 

Yo nunca había estado en uno de estos clubs y quizás nunca más iba a volver a estar, así que no quería perdérmelo. No quería enterarme al día siguiente de boca de Ramírez, el contable fanfarrón.

 

Fuimos tratados como Reyes. Nos pusieron en un reservado y nos sirvieron una deliciosa hamburguesa. Al poco tiempo llegó la compañía femenina.

Eso sí, el ambiente era lúgubre a más no poder. Se parecía tanto a una discoteca  tecno a las 5 de la mañana donde los comidos están a un paso de empezar a reptar como a uno de esos sitios de película de miedo donde se cierran los negocios chungos entre murmullos.

El ingrediente que daba el toque especial al antro eran las espectaculares mujeres que nos rodeaban.

No sé si nos habían visto el símbolo del euro dibujado en la frente, pero desde luego tontas no eran. Que si por un dólar me tocas una teta, que si por otro dólar te doy un beso en la mejilla, por 50 dólares un baile privado que siempre recordarás.. acompañado de mucho jijiji jajaja.

Eso sí que eran negociaciones tensas, ríete tú de cuando se estaba cerrando el fichaje de Figo por el Madrid.

 

La noche estaba siendo épica hasta que el gilipollas de Ramírez, que se había enchufado varios ginebras de más y alguna que otra raya, se encaprichó de una tía que estaba en el grupo de hombres de la mesa de enfrente.

Unos mexicanos con cara de muy pocos amigos.

A pesar de que le advertimos que se relajara, Ramírez seguía insistiendo. A los mexicanos cada vez les hacía menos gracia tener al blanquito en el cogote queriendo quitarles a su mujer.

La situación cada vez se volvía más tensa hasta que pasó lo que tenía que pasar.

 

No sé si fueron 5, 10 o 50 segundos, pero para mi fue una eternidad.  De repente aparecieron dos armarios empotrados de la nada y plantaron a Ramírez de patitas en la calle.

Mejor, tampoco me apetecía seguir viéndole esa noche, la verdad. Los problemas cuanto más lejos, mejor.

 

Parecía que el peligro ya había pasado y podríamos seguir disfrutando de una noche épica, pero no iba a ser tan sencillo. Al poco del incidente uno de los mexicanos se acercó.

Era un tipo con cara de muy pocos amigos que parecía el primo malo de Zumosol. La calavera de plata que llevaba colgando del cuello no me tranquilizaba.

Tenía algo que decirme.

 

«A su amigo le hemos tenido que enseñar un poco de educación. Estaba molestando a nuestra acompañante así que le hemos invitado a despejarse un tiempo tomando el aire fuera. Ustedes saben que, para un ratico de descanso que tenemos, nos gusta estar cómodos»

A mi Ramírez ni me iba ni me venía. Lo que no me molaba es que por su culpa un tío parecido a Pablo Escobar me estuviera diciendo, en tono amenazante, que nadie les tocara más los cojones.

El señor no había terminado de hablar y comenzó a sacar algo del bolsillo. Yo había retrocedido un par de pasos y ya tenía fichada la salida de emergencia más cercana.

«Me han dicho que ustedes se dedican a hacer plata en bolsa»

Al parecer frecuentaban el local y habían preguntado por los guiris europeos de la sala. Les habían contado por qué estábamos ahí.

Quizás, después de todo, no iba a terminar hecho trocitos en el maletero de un Chevrolet.

El mafioso chungo que me había acojonado se llamaba Juan y estaba enterrado en dinero

Había heredado una empresa de construcción fundada por sus abuelos. En ese momento tenían 12 promociones activas y la concesión de una autopista inter-estatal.

Tenía 7 hijos con 4 mujeres diferentes.. Lo que se dice un romántico.

A pesar de su éxito sabía que algo no marchaba bien. Parecía contrariado..

Entonces me mostró lo que había sacado del bolsillo. No era una navaja de mariposa con una calavera grabada en el mango, sino un papel con varias anotaciones. Seguidamente me dijo:

Estoy buscando maneras de hacer plata en bolsa, y me han recomendado estos 5 valores. ¿Qué le parecen?

Luego Juan me confesó que llevaba haciendo una operativa «esquizofrénica» desde hacía bastantes meses atrás. La idea de pasar a la inversión a largo plazo era para escapar del desastre que encontraba en el intradía.

Le daba igual perder 1.000 o 100.000 dólares en una mañana. Los días más peligrosos eran cuando no tenía nada que hacer. Se consumía delante de las pantallas.

Estuvimos trabajando codo con codo varios meses y al menos conseguí que dejara de tirar el dinero por el retrete. En los años anteriores había perdido más de 1 millón por ejercicio.

Habíamos quedado en ir a porcentaje sobre lo que se ahorraría conmigo. Las cuentas fueron muy sencillas. De Juan me llevé una buena comisión.

Juan le habló a Ignacio de mi. Un hijo de asturianos con varios apartamentos entre EEUU y España. Le daba para vivir de las rentas de sobra.

Otro tío con mucho tiempo, mucho dinero y poca vida social.

Ignacio además se había dejado una cantidad ingente de pasta en programar estrategias de bolsa. Le habían vendido una buena moto con el trading automático.

Pero nada le funcionaba.

No era capaz de decirme los motivos por los que entraba y salía del mercado.

Estaba a merced de lo que le dijeran sus «expertos». Recibiendo hostia tras hostia. Pagaba para ser un pelele.

Poco a poco fuimos investigando y mejorando su situación. El tío estaba empeñado en tener sus robots y eso no lo cambié, pero al menos la gestión monetaria que le reprogramé le permitía no pulirse todo en, como mínimo, 20 años. Un pequeño avance.

Es curioso porque…

Tener dinero no significa saber gestionarlo o hacerlo crecer. Sólo significa que tienes dinero.

Las fórmulas imposibles son el camino más rápido para fracasar. Complicarse la vida nunca es una buena idea.

Simplificar es la clave en la mayoría de los casos.

Se utilizan demasiadas herramientas sin entenderlas, se quiere abarcar demasiados  activos dejando de lado la gestión del riesgo, estar pendiente de las noticias que suceden en el culo del mundo como si nos fuera la vida en ello.

Malgastamos energías a lo tonto. Cada semana surgen nuevas modas en trading. Y es imposible llegar a todo, además de innecesario.

Te dicen que necesitas un servidor dedicado, estar 14 horas delante de las pantallas, no pestañear durante el dato económico de empleo.. y es mentira. Necesitas mucho menos de lo que parece.

Hay pequeños cambios que producen grandes resultados. Lo difícil es identificarlos y llevar el barco a puerto en lugar de estrellarlo en los acantilados por no tener un faro avisando del peligro.

Y eso es lo que te puedo ayudar a conseguir con mi Sistema de Reversión a la Media.

Distinguirás oportunidades de trading cada día por ti mismo, sin depender de buscavidas que tratan de confundirte.

Utiliza tus activos favoritos, no los que te obligan a operar algunos comisionistas.

Sentirás la confianza que da sacar Profit tras Profit, uno detrás de otro. Surfear la ola es una sensación única. 

¿Sientes que estás tirando a la basura tu dinero?

¿Crees que estás desaprovechando tu tiempo?

¿Te sientes aplastado por la apisonadora del mercado?

A Juan y a Ignacio, siendo ricos de cuna, les ocurría. ¿Cómo no te va a pasar a ti?

Es el resultado lógico de no dominar ningún sistema con claridad después de haber escuchado decenas de cantos de sirena. Al final las manos fuertes te trituran cuando a ellos les apetece. Quedas a su merced.

Saltar de estrategia a estrategia sin ton ni son sólo causa frustración por no ver resultados inmediatos. Así no llegarás ni a la vuelta de la esquina.

La única manera de ganar es centrar el tiro en una disciplina. Es imposible ser un especialista cuantitativo, dominar con los ojos cerrados la inversión en largo plazo y además scalpear con trades de segundos.

¿Qué consigues con mi estrategia de Reversión a la Media?

  • El mayor porcentaje de acierto que has tenido en tu vida cada vez que pones tu dinero en juego.
  • Un enfoque puramente estadístico, alejado de opiniones. El mercado visto como una ciencia.
  • Replicar las técnicas que utilizan en las grandes compañías de inversión. Los que levantan millones. Al año.

El Curso está dividido en tres módulos:

Módulo 1: Trading Manual

Tomarás decisiones por el «feeling» que te transmite el gráfico. Después de verlo ya tendrás el sistema perfilado y podrás operar sin más herramientas complicadas:

  • Qué debe suceder para entrar y arriesgar tu dinero lo justo y necesario. Es tu herramienta sagrada y vamos a respetarlo desde el inicio.
  • El Triple Filtro para disparar con un indicador, el volumen, y una zona a la que prestarás atención. La regla de oro que multiplicará tu porcentaje de acierto.
  • Los distintos modos de salir de una posición y cuál es la más recomendable para sufrir poco y ganar mucho.

Módulo 2: Trading Automático

Fue una tarde cualquiera en la oficina cuando se me ocurrió ir un paso más allá con la estrategia de reversión a la media.

Lo había trabajado varios años y pensé, ¿por qué no llevar esta técnica a un Excel y tenerlo perfectamente medido?

Aunque en ese momento todavía no lo sabía, ése fue el inicio de la Academia.

Los highlights del módulo son:

  • Los puntos de entrada y salida que marca mi robot cada día. Pura estadística. No se pueden discutir.
  • Entenderás por qué el mercado es fractal y cómo utilizar cada temporalidad para sacarle el máximo jugo.
  • Aprenderás a tradear cualquier activo. El que te propongas. Los límites los marcas tú.

Fase 3: Gestión Monetaria y Emocional

La tercera pata del banco es la refunfuñona. La que echa el cierre en el mejor momento de la fiesta. La que siempre vela porque nadie se pase de la raya..

Aunque a veces desearíamos que no estuviera lo cierto es que la necesitamos para mantenernos en pie.

Las principales enseñanzas de esta vieja y sabia alcahueta son:

  • Las tres maneras de gestionar una posición abierta y cómo elegir la mejor en función del contexto del mercado.
  • El volumen idóneo para entrar con un riesgo óptimo. Lo puedes sacar en 10 segundos con la calculadora de lotes.
  • La siempre polémica gestión de los Stop Loss. Veremos cuánto incrementar o reducir el lotaje conforme el dinero en cuenta evoluciona.

Pero no todo es teoría. ¿De qué sirve soltarte el rollo si no lo pones en práctica?

De bonus te llevas un mes gratis de Señales en Directo. Empezamos a currar en mercado real desde el primer día.

Con un par de trades buenas ya está justificado el precio del curso. Después entras en beneficios. No me parece un mal trato.

¿Podré vivir de la bolsa después de realizar este curso?

Lo único que puedo garantizarte es que, siguiendo las reglas del sistema que te voy a dar, tus resultados van a mejorar.

Seguro.

Lo que no voy a prometerte son castillos en el aire. Eso se lo dejo a otros.

Piensa que eres tú quien estará al otro lado de la pantalla metiendo operaciones. Yo no voy a estar dándole a la tecla.

También hay que valorar la disciplina, la paciencia, la capacidad de adaptación y mil factores más que entran en juego y que no puedo controlar.

Ningún formador del mundo te puede garantizar conseguir un sueldo anual de la bolsa.

Ningún programador de sistemas automáticos te puede garantizar una estrategia con el 100% de aciertos.

Ningún coach te puede garantizar que vayas a multiplicar por cinco tus resultados gracias a su apoyo y motivación.

Intervienen demasiados actores como para que uno de ellos te pueda garantizar resultados sin optimizar el resto.

Lo que te puedo asegurar es que el sistema es tan claro y lo han probado tantos traders que, si implementas todo como te voy a explicar, va a repercutir de manera evidente en tus resultados.

Sí o sí. Es inevitable.

¿Alguna cosa más que pueda sacar de este curso?

  • Hacemos una primera sesión de Soporte tú y yo para resolver dudas, plantear hoja de ruta y marcar objetivos reales sobre tu cuenta. Son tus circunstancias, no las de nadie más. Las tuyas.
  • Te llevas un Excel para analizar los resultados a cierre de mes y comprobar en qué estás acertando y en qué estás fallando.
  • Cada producto de trading tiene sus pros y sus contras. No puedes estar en todos, sería la manera más rápida de desesperarte. Te enseño cómo gestiono una cartera con solo 6 activos en el radar.
  • Se puede tradear sin estar todo el día enganchado, evitando el estrés y la ansiedad. Hay vida más allá del Scalping o el Intradía. Operarás echando un par de vistazos al día a la pantalla.
  • Por último debes saber que voy a responder a todas tus preguntas. Una vez entras tendrás soporte vía e-mail para siempre.

A lo mejor tienes alguna otra pregunta...

– ¿Cuánto cuesta el curso?

El precio HOY es 350€.

El Curso sólo va a subir de precio en el futuro. Nunca va a bajar. Comprarlo hoy es una buena oportunidad.

Incluye un mes gratis de Señales en Directo y seguimiento del mercado para poner en práctica la teoría.

***

¿El Curso es válido para todo el mundo?

No.

Necesitas tres requisitos para aprovecharlo al 100%:

  1. Llevarte bien con las matemáticas, la estadística y el Excel.
  2. Tener la mente abierta para cambiar lo que habías estado haciendo hasta ahora.
  3. Tiempo para interiorizar el sistema y practicarlo. Esto lo haremos juntos.

Si vienes esperando una solución mágica a dos días vista éste no es tu lugar.

***

– ¿El curso sirve para cualquier tipo de trader?

Yo soy especialista en cuentas medianas que no dedican mucho tiempo a la bolsa. Gente que trabaja o jubilada, que le gusta seguir el mercado pero valora su tiempo y lo ve como un complemento a su vida.

No soy especialista en inversión a largo plazo, por ejemplo. Tampoco en cerrar Profits en gráfico de 15 segundos.  Si buscas estar dos horas al día desquiciado con los ojos inyectados en sangre te puedo recomendar otra sala.

Si tienes dudas sobre si el curso merece la pena en tu caso, escríbeme antes de comprarlo. Si veo que no eres apto te lo diré en menos de 5 minutos. No vamos a perder el tiempo.

***

– ¿Cuánto tiempo tendré acceso al Aula Virtual?

Ilimitado.

En el Aula Virtual tendrás todo el material avanzado de Trading que necesites, así como la explicación de mi sistema de Reversión a la Media desde cero. Podrás repasarlo todas las veces que quieras.

 ***

– ¿Tiene garantía de devolución?

No, eso no sería serio.

Si crees que no es tu momento o que te puedes arrepentir por la razón que sea, es mejor que no compres el curso y ya está. Sin problema.

***

– ¿Es una buena inversión?

Tienes dos opciones:

  1. Comprar el Curso ya y empezar a amortizar la inversión cuanto antes. Piensa que con dos trades ganadoras ya lo habrás conseguido.
  2. Probar estrategias gratuitas, perder hasta la camisa y después venir a recuperar lo que has perdido con mi curso. Lo barato sale muy caro.

A mi la primera opción me parece más lógica, pero sólo tú puedes decidir.

***

– Si no quiero operar yo ¿Lo puedes hacer por mí?

No.

La idea de este servicio no es que yo le de a la tecla por ti. Eso debes hacerlo tú.

Yo te doy las pautas y tú ejecutas.

Además, en España está prohibido gestionar cuentas de terceros a no ser que seas una gran entidad de inversión. Nos exponemos a una multa millonaria, así que no podríamos ejecutar las entradas de ninguna manera.

No obstante, si necesitas delegar la gestión tengo un vehículo de inversión privado gestionado exclusivamente por mi. Podemos explorar esa vía si lo tuyo no es hacer trading definitivamente.

***

– ¿Por qué has lanzado este curso?

Mentiría si te viniera con el mensaje cambia-vidas, diciendo que mi misión es hacer un mundo mejor y todos esos rollos.

El curso lo he lanzado porque me lo han pedido muchas veces. Es un servicio con demanda y bien valorado. Una buena oportunidad de negocio, vaya.

No veo una mejor manera de complementar mis ingresos que enseñando lo que mejor sé hacer tras haberlo entrenado miles de horas en directo.

***

        Es el momento

Toma el control de tu vida.

Olvídate de frases de mierda como «La Tendencia es tu amiga». ¿Has ganado alguna vez un euro gracias a ella?

A la mayoría el mercado le empuja de un lado para otro y ellos se dejan llevar. No le echan huevos y sólo saben quejarse. La ola les engulle.

Basta de lloriquear. La única manera de dar un giro es entendiendo las reglas del juego, parar la sangría cuanto antes y trabajar con la mentalidad de los ganadores.

Garantía de Satisfacción

Decenas de traders ya han dado el salto a la Reversión a la Media. Puedes quedarte con tu Ichimoku y el indicador gratuito o ponerte en serio de una vez.